Ensalada de col

Receta de ensalada de col

Coleslaw

Coleslaw

La ensalada coleslaw es la típica ensalada americana de col y zanahoria crujiente, un poco cremosa, y con suficiente vinagre para que esté brillante. Cada verano, es la protagonista de picnics, barbacoas, y fiestas en general. Se utiliza para todo, incluso como relleno de sandwiches y hamburguesas.

Las primeras versiones utilizaban una vinagreta como aderezo, pero la mayonesa parece haberle ganado la partida, ahogando todo el sabor de la col y la zanahoria.

Algunas personas recomiendan remojar el repollo ya rallado en agua fría durante toda la noche, antes de utilizarlo. Después habría que escurrirlo muy bien, de forma que no quede agua que ahogue la ensalada. Esto puede disminuir el ligero sabor a sulfuro que todas las coles tienen, de cualquier manera, el resultado no es muy notable una vez terminada.

La cebolla es otro de los ingredientes problemáticos. Hay quienes están a favor de encontrarse trocitos de cebolla en su ensalada, y otros están en contra totalmente. La cebolla es un ingrediente fuerte, sobre todo en crudo.

No se puede negar, sin embargo, que el sabor agridulce de la col, es un buen complemento para el sabor más sutil de la cebolla.

Tiempo de preparación: 15 minutos en total

Ingredientes para 4 personas:

  • 120 gr de mayonesa
  • 2 cucharaditas de vinagre de manzana
  • 1/2 cucharada de miel
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 pizca de pimienta negra
  • ½ repollo blanco, verde, o rojo, en juliana
  • 1 zanahoria mediana, pelada y cortada en juliana o rallada

Procedimiento:

En un recipiente, bate junto la mayonesa, el vinagre, la miel, la sal y la pimienta. Pela la zanahoria y rállala groseramente o tritúrala con un procesador de alimentos.

Elimina las hojas exteriores sueltas de la col y quédate con la parte redondita. Parte la col en varios trozos y luego pícala finamente en juliana.

Mezcla la zanahoria, la col y el aderezo en un recipiente, cúbrelo y mételo en la nevera para que enfríe hasta que esté listo para servir.

La coleslaw se puede hacer hasta 8 horas antes de comerla, pero hay que mantenerla en la nevera. Si lo vas a hacer de un día para otro, puedes dejar picado la col y la zanahoria tapadas en dos recipientes separados. También puedes juntar los dos ingredientes y añadir una cucharada de sal para que la col no se humedezca y se mantenga crujiente durante más tiempo, incluso durante varios días.

La coleslaw recién hecha está en su mejor momento. Cuanto más tiempo lo dejes reposar, más líquido soltará la col rallada, y la ensalada se quedará demasiado mojada y empapada.